Cuadro de texto: HACKDEAD

 

 

Página Principal

Descargas

Noticias

Hackdead news 0,20€

 

 

Novedades

 

 

Regreso a Silent Hill

Una larga despedida: de FFXIII a Lightning Returns

 

Los mejores personajes de la generación

Subastan un móvil con Flappy Bird instalado por más de 90.000 dólares - iPhone

Hoy es el día de las noticias sobre Flappy Bird. El creador de la app, el diseñador de videojuegos vietnamita Dong Nguyen, decidió retirar el juego de Google Play e iTunes por no poder soportar la presión. Esto ha hecho que reciba amenazas de muerte de usuarios.

Ahora, la "ley seca" aplicada sobre el simple pero adictivo videojuego ha hecho que los móviles con el juego instalado pasen a tener precio de oro en páginas de subastas como eBay, donde un iPhone con el juego alcanza una puja máxima de 90.000 dólares.

Sí, una persona ha colocado una puja máxima de 66.000 euros por un modelo del iPhone 5 de 16 GB, y es probable que esta cantidad siga subiendo: la subasta todavía tiene 13 horas por delante para seguir recibiendo pujas.

Los precios de infarto para estos teléfonos con el juego retirado instalado en sus memorias están alcanzando cantidades que para muchos resultan inverosímiles. En el caso de móviles Android, existen ofertas de aparatos por unos 800 dólares.

Nguyen decidió retirar el juego al no poder soportar la presión tras las críticas recibidas al conocerse que el juego facturaba más de 30.000 euros al día gracias a la publicidad. Para aprovechar este éxito, no han tardado en salir clones de Flappy Bird.

Un indie acusa Candy Crush de plagio y de querer acabar con su marca – iPhone

 

Albert Ransom está en pie de guerra. Este desconocido -hasta hoy- desarrollador indie es el creador de un juego llamado Candy Swipe, y ha publicado una carta abierta en la que acusa a los creadores de Candy Crush de plagio y de querer acabar con su propia obra. "El icono de la app, los caramelos o la exclamación Sweet! son casi idénticos y muchas veces un usuario ha descargado CandySwipe pensando en Candy Crush saga". El título de Ransom, por lo que explica, es anterior al gran éxito de King.

Ahora lamenta en la carta que la desarrolladora de Candy Crush esté usando todos los medios posibles para acabar con su proyecto y "quitar el derecho a usar el nombre de mi propio juego aunque lo lancé en 2010", cuando la obra de King salió más tarde. Según explica en la carta, hace un mes "adquirieron los derechos de un juego llamado Candy Crusher" y critica con dureza las acciones de King: "Vosotros ganáis. Espero que estéis contentos quitándole el pan a mi familia aunque CandySwipe existiera antes que vuestro juego".

El desarrollador explica que no ha dicho nada en estos meses porque tenía la esperanza de que todo esto se resolviera de manera pacífica, pero con su carta abierta las semejanzas entre uno y otro juego son más que evidentes por lo que la polémica, por lo menos, está servida.